… ¿Y de qué tema vas a hablar?… Me preguntó una amiga, y yo le respondí… Pues, la verdad, no lo sé, pero lo que sí que sé es que, de alguna manera, querría hablar del Alma. Del Alma de Jerez. Yo, jerezana por pasión y adopción, y será también porque alguien me dijo una vez que yo ya había vivido otras vidas pasadas aquí, y parece ser que muy felices, que veo maravillas cada vez que giro una esquina, que me sigo quedando entusiasmada, después de todos los años que llevo por aquí, de cada fiesta que se vive, de cómo pasan las estaciones, de cómo se recogen las naranjas, de cómo va pasando el tiempo de manera amable, de cómo se respetan los tiempos y a las personas. De esa cooperación y de ese compromiso de ayudar al prójimo. Leer artículo.