Tener dudas de uno mismo tanto en el ámbito personal como en el profesional, es más normal de lo que uno podría pensar. Todos nacimos con la capacidad de ser y de dar lo mejor de nosotros mismos, pero en un momento dado de nuestra existencia, empezamos a oír mensajes que existen en esta sociedad que tenemos y en la que vivimos y que están basados puramente en los miedos. Sentirse seguro de uno mismo significa quitarse de encima esa sombra de la duda, el miedo, la preocupación, y volver de nuevo a nuestro centro. Leer artículo.