Reír es saludable: se ha demostrado científicamente que el córtex cerebral libera impulsos eléctricos un segundo después de comenzar a reír, expulsando de nuestro organismo la energía negativa, mejorando nuestra salud en muchos aspectos y aportándonos innumerables beneficios a nivel físico, mental y emocional.