Existen diversos mecanismos de apoyo cuando se persigue la meta de perder peso, como acelerar el metabolismo, debido a que éste determina la manera en que se emplean las calorías. Estos alimentos inciden en la manera en que el cuerpo gasta la energía necesaria para todas sus actividades. Cuando una persona tiene un metabolismo lento, el gasto de energía es menor y tiende a acumular grasas y subir de peso, por ello es importante tener un buen equilibrio y hacer que trabaje de manera óptima.